El mito de Cefiro

El mito de Céfiro viene asociado al del Jacinto. Cuenta la historia que Jacinto era un hermoso muchacho,

príncipe espartano del cual Céfiro se enamoró, pero para su desgracia también el dios Apolo se había enamorado de él y el muchacho prefería a este último. Este hecho hizo estallar de celos a Céfiro quien un encontró a los dos amantes jugando a lanzarse el disco el uno al otro, Apolo quiso impresionar al joven lanzando el disco con todas sus fuerzas, momento que aprovecho Céfiro para distraerlos, haciendo que el disco golpease en la cabeza de Jacinto matándolo al instante. Apolo enfurecido transformó a céfiro en viento, para que ya no pudiese dañar a nadie, por su parte transformó a Jacinto en la flor del mismo nombre, para que Hades no pudiese llevárselo nunca.