Mitos de yucatan

Mitos de yucatanLa lagaña del perro. Durante todos los 31 de octubre se dice que hay que dejar un manjar para que los muertos que salen de sus tumbas se lo acaben, un hombre exceptico quería comprobar que de verdad eran los espíritus los que se quedaban con todo, luego un día frotó los ojos de un perro con un pañuelo por recomendación de un cura y se lo puso en los ojos vendándolos, así vio llegar a los espíritus desde su escondite, pero entocnes fue su hermana la que se acercó a él y lo regañó por haberlos visto, así fue que se lo tuvo que llevar con ella ante tal ofensa.